Día 11, Java: Sukamade y camino al Ijen.

Día 11, Java: Sukamade y camino al Ijen.

Madrugón, a las 6:00 nos tenían preparado el desayuno. A primera hora de la mañana, nos dirigíamos hacia la playa para liberar al mar a las crías de tortuga que habían eclosionado y cogido fuerzas durante unos días.

A cada pareja, nos darían un cubo con aproximadamente 10 tortuguitas, pero, la cantidad, dependía del número de nacimientos de los días anteriores.

Las tortuguitas que nos dejaban liberar al mar

La experiencia es indescriptible… Pasamos la mañana embobados, con la sonrisa tonta… Nadie se acordaba ya del maldito despertador que sonaba a las 5:30 de la mañana… :’-)

Primero, nos dirigimos a las casetas donde trasladan los huevos y tuvimos la suerte de ver como un grupo de ellas luchaban por romper el huevo y salir de él.

Tortugas recién eclosionadas de los huevos.


Poco más tarde, nos entregaron el cubo con las tortuguitas dentro. No podíamos dejar de observarlas, acariciarlas, pasárnoslas por la cara…¡Vaya ajetreo les dimos! :s ¡Pero siempre con delicadeza! 🙂 ¡Eran preciosas! Con diferentes tonalidades azules y blancas…¡taaaaaan monas!

A continuación volvimos a la playa del desove de la noche anterior . Era una playa preciosa, amplia, de arena blanca, sin el más mínimo signo del paso de la civilización, ¡todo un paraíso virgen!

La playa del desove casi desierta para nosotros.

Pasamos un rato genial en la playa. El momento cumbre, es aquél en el que las depositas en la arena de la playa y consiguen contactar con el agua. Te quedas paralizado viéndolas desaparecer con el oleaje y con una bonita sensación de haber aportado tu granito de arena para la supervivencia de estas preciosas criaturas.

¡Carrera de tortugas!

Si vais a Bali o Java, os recomendamos no pasar por alto esta experiencia ¡Es súper gratificante!

Ya camino del Kawah Ijen, paramos en una antigua fábrica de caucho. El guía, nos explicó las diferentes fases de su elaboración y pudimos observar la sala donde lo humean. Un sistema muy primitivo, pero no por eso menos efectivo.

Una de las trabajadoras nos obsequió con una pulsera de caucho que guardamos con recelo. Una visita muy interesante y didáctica.

Nuestros obsequios de la fábrica de caucho 🙂

También hicimos paradas en explotaciones de cacao y café. En la de café, nos sorprendió muchísimo que el fruto fuera de color rojo y que el el color oscuro que tiene, lo obtenga de la absorción de humos. ¡Qué desconocimiento el nuestro! Jeje…

Plantación de cacao

 

Finalmente, iríamos a una pequeña “fábrica” familiar donde hacían azúcar y caramelo a partir de los cocos de las palmeras. Un trabajo muy humilde y sacrificado con un resultado brutal, ¡estaba para chuparse los dedos!

  

Probando el delicioso caramelo

La siguiente parada, casi 5 horas después, ya sería el Hotel Blambangan (36€ con desayuno) en Banyuwangi. Un hotel moderno, con agua caliente, aire acondicionado y una piscina central donde nos pegaríamos un chapuzón y apenas pegaríamos una cabezadita, ya que, a las 00:00, nos recogería un nuevo guía para descubrir el volcán Kawah Ijen. Pero eso ya será en el próximo post… ¡No te lo pierdas!

Nos despedíamos de nuestro guía y de Sukamade

 

Aquí os dejamos el link de un cortito vídeo del día:

 

tuenmiviaje@gmail.com
tuenmiviaje@gmail.com