Guía de Panamá

Guía de Panamá

Puesto que este año podíamos disponer de unas  vacaciones, pudimos aprovechar para visitar los contiguos países de Costa Rica y Panamá. 

El viaje lo repartiríamos de la siguiente manera: 20 días en Costa Rica y 15 días en Panamá. 

El hecho de visitar primero a su país vecino, influiría en nuestra ruta por Panamá. En Costa Rica, visitaríamos numerosos parques de montaña y reservas naturales  y en Panamá nos centraríamos más en playas paradisíacas. Nuestra intención, era que un país complementara al otro para conseguir hacer de nuestras vacaciones, el viaje más completo posible.

De todos modos, aunque decidiéramos combinarlos, podríamos haber confeccionado un viaje sólo de Panamá. A los destinos de playa, podríamos haberles añadido lugares selváticos y de montaña como Boquete, Darien… y así redondear unas completísimas vacaciones. 

En Panamá, también íbamos de mochileros, sin ningún hotel ni transporte cogido desde España. Lo que sí que teníamos, era una guía de los lugares que visitaríamos y los días (aproximadamente) que pasaríamos en cada lugar. 

La ruta por Panamá quedó de la siguiente manera:

  • 23, 24, 25 y 26 de agosto: Bocas del Toro.
  • 27, 28, 29 y 30: Santa Catalina e Isla Coíba.
  • 31: Ciudad de Panamá.
  • 1, 2, 3 y 4 de septiembre: Archipiélago de San Blas.
  • 5 y 6: Ciudad de Panamá.

 

¿Cómo llegar a Panamá?

Cuando decidimos viajar a Costa Rica y Panamá, pensamos que si los precios de los billetes eran similares, preferíamos empezar conociendo el país tico, para después, complementarlo con Panamá. Como explicamos de manera más profunda en nuestra Guía de Costa Rica, los precios eran parecidos, por lo que nos decantamos por empezar por el país vecino. 

Cruzar la frontera de Costa Rica a Panamá

Tras dar la vuelta a Costa Rica, cruzamos la frontera a Panamá desde Puerto Viejo. Nosotros decidimos coger un shuffer (29$), que nos pareció bastante económico y, sobre todo, cómodo.

Consistía en:

  • Recogida en el hotel con un minibús, te llevaban hasta la frontera (45 minutos) donde te daban indicaciones para pasarla de forma rápida: 
  1. Debes acercarte a una ventanilla donde te hacen pagar un impuesto de salida de 8$ y mostrar el pasaporte.
  2. Vas a una calle superior donde un militar fronterizo de Panamá te entregará un folleto que hay que rellenar y entregar en el interior, donde te sellarán el pasaporte.
  3. Una vez sellado el pasaporte, debes cruzar a pie la frontera por un antiguo puente que cruza sobre el río Sixaola.
  4. Una vez en Panamá, debes aproximarte de nuevo a unas ventanillas. Te fotografiarán, sacarán huellas dactilares, te preguntaran sobre tus razones de visitar el país y, previo pago de 4$, habrás acabado con los trámites fronterizos.
  • Una vez en Panamá, recogida por otro minibús rumbo al puerto de Almirante (1 hora).
  • Lancha desde Almirante hasta isla Colón, en el Archipiélago de Bocas del Toro, lugar donde teníamos nuestro hospedaje.

 

¿Qué saber antes de viajar a Panamá?

  • Visado:

La mayoría de países no necesitan sacarse el visado, los europeos entre ellos. Únicamente el pasaporte deberá tener una vigencia de 3 meses y la estancia permitida será de 30 días prorrogables a 90 días.

En la entrada a pie a Panamá nos cobraron 4$ por persona, para salir, no nos cobraron nada.

  • Vacunas:

No hay vacunas obligatorias a no ser que procedas de un país suramericano o africano, en estos casos te requerirán la vacuna de la fiebre amarilla. De todos modos, sí que hay recomendables dependiendo de las zonas que vayas a visitar. Estas recomendaciones varían, por lo que es mejor informarse unos meses antes en sanidad exterior.

  • Moneda:

El Balboa es la moneda oficial de Panamá junto al dólar americano. Puedes pagar en todos sitios tanto con una como con otra moneda.

1 dólar equivale a 1 balboa. 1 euro= +/- 1´23 balboas

Debéis llevar dinero en metálico porque en algunos establecimientos, sobre todo en lugares recónditos, no os aceptarán tarjeta de crédito.

Nosotros comparamos el cambio de euros a dólares en la mayoría de bancos y donde nos ofrecieron el mejor fue en La Caixa, en el que nos dieron 1´1 dólares por euro.

Pedirlo en billetes pequeños, como máximo de 20$ u os costará muchísimo cambiarlos o incluso pagar con ellos. Nosotros llevábamos billetes de 100$ y ocasiones nos las vimos negras para descambiarlos. Incluso en una ocasión tuvimos que acudir a un banco para que nos dieran billetes más pequeños.

  • Seguro Médico:

Como siempre decimos, es imprescindible en todo viaje. Querer ahorrarte un poco de dinero te puede salir muy caro, más vale cubrirse las espaldas.

 

Seguridad en Panamá:

Por lo general, nos ha parecido un país bastante seguro. Hemos estado muy tranquilos en casi todo momento, pero, eso no quita que haya que informarse de los sitios que se van a visitar e ir con un poco de  precaución. En los archipiélagos y zonas costeras del país, no hemos sentido ni el más pequeño ápice de inseguridad y, a diferencia que en Costa Rica, la capital nos ha parecido bastante más segura y controlada por los cuerpos de seguridad del estado. Es mejor evitar los alrededores de Casco Viejo, Chorrillo y algunas zonas más, pero, a grandes rasgos, nos ha parecido un país seguro.

De todos modos, os adelantamos que sí que tuvimos una mala experiencia, que no pasó a mayores, que os explicaremos detalladamente en un post que ya tenemos preparado.

 

Lugares imprescindibles de Panamá:

  • Bocas del Toro: Este archipiélago de islas es una de las joyas de Panamá. Colón es la isla más famosa y la que posee más servicios. Mezcla de moderno y arcaico, que hace de ella un lugar con mucho encanto. La fama de Bocas, deriva de sus preciosas playas, entre ellas playa estrella y los espectaculares Cayos Zapatilla y, su abundante fauna marina, donde destacaría la bahía de los delfines, un lugar donde residen cientos de estos juguetones mamíferos.
Cayos Zapatilla en Bocas del Toro, Panamá.

Cayos Zapatilla, en Bocas del Toro.

 

  • Parque Nacional Coíba: Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este parque natural posee más de 240 kilómetros de extensión, en los que se integran infinidad de islas, como la preciosa isla Granito de Oro y ecosistemas marinos de una riqueza incalculable. Podrás divisar ballenas jorobadas, delfines, mantas, rayas, tiburones, tortugas y un largo etcétera de manera sencilla, lo que le ha llevado a recibir el sobrenombre de “las Galápagos de Centro América”.
Isla Granito de Oro, en las proximidades de isla Coiba.

Isla Granito de Oro, cerca de isla Coiba.

 

  • Archipiélago de San Blas: Formado por prácticamente 400 islas y regentado por los Guna, una tribu indígena de procedencia colombiana. Este archipiélago es el paraíso tal y como lo habías soñado, cientos de diminutas islas de arena blanca, repletas de palmeras, rodeadas de coral y en las que apenas hay unas pocas cabañas de madera.
Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas, Panamá.

Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas.

 

Además, podéis completarlo con parajes de montaña como Boquete, que harán las delicias de los excursionistas o la selva de Darién, para los más atrevidos aventureros, donde podréis disfrutar de la naturaleza más salvaje y de una selva indomable.

 

¿Transporte público o alquiler en Panamá?

En Panamá teníamos el mismo problema que en Costa Rica. El alquiler de vehículos era caro tanto en un país como en otro. Hay que tener en cuenta que debes alquilar un 4×4 porque hay carreteras y ríos inaccesibles para vehículos de bajas prestaciones, sobre todo en temporada de lluvias (verano de España) y es recomendable contratar un seguro a todo riesgo por posibles robos y demás. Si a esto, le sumas que no te permiten cruzar la frontera de Costa Rica a Panamá con vehículos alquilados, lo que suponía alquilar un vehículo en la frontera y devolverlo en un punto diferente (aeropuerto) con su correspondiente penalización… Pues ocurre que el montante del alquiler entre los dos países ascendía a unos 3000€ + gasolina, un gasto inasumible por nosotros sólo por el transporte.

Así que, decidimos ir a la aventura y movernos en transporte público, algo que, ya de regreso, pensamos que fue un acierto total.

Pros:

  • La red de autobuses del país está bastante bien, en buenas condiciones, sobre todo los de largas distancias, en los que disfrutábamos de aire acondicionado.
  • Los precios, por lo general, son muy asequibles.
  • Para trayectos muy largos, nos venía muy bien descansar y dormir para recuperar fuerzas en vez de ir conduciendo.
  • En caso de que hubiera algún recorrido que tuviera malas conexiones o hubiera que hacer un rodeo demasiado largo, existen shuttles privados con precios muy competitivos que te llevan de un pueblo a otro conectando diferentes mini buses, o incluso, barcos con mini buses.
  • También hay que tener en cuenta, que a lugares como Bocas del Toro, Isla Coiba o San Blas, no se puede acceder en coche, por lo que en nuestro caso, el vehículo hubiera estado parado gran parte de nuestra estancia en el país.
  • Moverse en Ciudad de Panamá con la aplicación Uber era cómodo y baratísimo. 

Contras:

  • No tienes libertad total de moverte a tu aire.
  • Dependes de los horarios de las compañías de buses, aunque se ponían en funcionamiento muy  pronto y con una cadencia alta.
  • La incomodidad de tener que hacer diferentes paradas en trayectos largos y sus respectivos traslados de equipaje de un bus a otro.
  • Y para nosotros, el peor contra, fue tener que dejar las maletas en la bodega compartida de algunos autobuses y no tener la certeza de volverlas a ver, aunque es cierto que no sufrimos ningún contratiempo respecto a esto.

Nuestro gasto total en transporte en Panamá fue de 143,20 €, sumados a los 347,23 € gastados en Costa Rica, hicieron un total de 490,93 €. Comparados con los cerca de 3000 € (SIN INCLUIR la gasolina y parkings) que nos costaba alquilar un 4×4, nos deja bien a las claras, que desde nuestro punto de vista, no nos valía para nada la pena alquilar un vehículo.

Seguramente habrá algunos pros y contras más, pero creemos que estos son los más importantes.

Hay que tener en cuenta, que estos cálculos están hechos en base a que somos dos personas. En el caso de que fueran dos parejas, o incluso tres, compartiendo los gastos de un solo vehículo, seguro que saldría mucho más a cuenta.

 

Clima en Panamá:

Panamá tiene un clima tropical. La temperatura media del país en cotas bajas ronda los 29 grados centígrados durante el día y los 22 por la noche, por lo que no hay que preocuparse en demasía por la temperatura.

En cuanto a las precipitaciones, hay que diferenciar entre la costa del océano Pacífico y la del mar Caribe, donde llueve más.

A grandes rasgos, se puede decir que la temporada seca va desde diciembre hasta abril y la lluviosa desde mayo a noviembre.  En junio, julio, agosto e incluso hasta mediados de septiembre, suele llover prácticamente cada día, pero cuando se acerca el atardecer, en cambio, en octubre y noviembre no se recomienda viajar porque puede llover durante días, incluso semanas sin parar.

A nosotros prácticamente no nos llovió más que al atardecer, aunque, en ocasiones, se alargaba durante horas por la noche. Por muy soleado que amanezca, no os olvidéis meter el chubasquero en la mochila.

 

Ventajas y desventajas de viajar a Panamá en temporada baja

Viajar en temporada baja tienes muchas ventajas respecto a la temporada baja, pero, también al´gun que otro inconveniente.

El mayor inconveniente y, en realidad, casi el único, reside en la mayor posibilidad de lluvias.

Tal y como os decía anteriormente, apenas nos llovió de día, pero, de todos modos, os recomendaría aprovechar los días desde primerísima hora de la mañana, cuando suele reinar el sol.

En el caso de que alquiléis coche en temporada de lluvias, deberíais informaros del estado de los ríos, porque debido a las altas precipitaciones, en ocasiones, los ríos van repletos, lo que los hacen intransitables y obliga a realizar largas esperas hasta que baje el caudal o, incluso, tener que dar media vuelta.

Ventajas de viajar a Panamá en temporada baja:

  • Una importantísima para nosotros es el menor número de turistas. Panamá todavía no es tan popular como su vecina Costa Rica, pero cada vez son más los turistas y viajeros que recibe, por lo que los sitios más populares como Bocas del Toro, empiezan a sufrir oleadas de gente de todo el mundo. Hemos podido disfrutar de infinidad de lugares increíbles casi para nosotros solos, algo que resulta impensable en temporada alta.
  • Si vuestra elección el viajar en transporte público, nosotros hemos podido realizar todos los traslados de autobús sentados, algo que en temporada alta se me acontece complicado.
  • El precio de los hoteles, sin ser baratos, desciende respecto al de temporada alta.
  • La temperatura desciende un poco, algo que se agradece al visitar los parques nacionales y realizar los trekkings.
  • Es temporada alta de desove de tortugas verdes y época de cría y apareamiento de las ballenas jorobadas, lo que hace que sea más fácil visualizarlas.
  • Es la mejor época para disfrutar del rafting, los ríos van repletos.

 

¿Qué nos ha parecido Panamá?

Panamá es un país de lo más variopinto. Pese a lo estrecho de su territorio, limita al norte con el mar Caribe y al sur con el océano Pacífico, lo que lo hace un país tan cambiante. 

La República de Panamá destaca por ser un país de grandes contrastes. Debido a su fuerte actividad financiera y bancaria, se han levantado numerosos rascacielos y hoteles de lujo en ciudad de Panamá, que contrastan con los próximos barrios donde predomina la miseria. 

Skyline de ciudad de Panamá.

Skyline de la ciudad Panamá

Vista de ciudad de Panamá desde cinta costera.

Vista de ciudad de Panamá desde cinta costera.

 

Panamá es uno de los países con mayor diversidad de fauna y flora del mundo. Parece increíble que en cosa de media hora, pases de estar en una recóndita selva observando todo tipo de animales, a divisar un espectacular skyline repleto de rascacielos de la ciudad de Panamá.

Sé que las comparaciones son odiosas, pero, nos sorprendió la diferencia de trato entre los panameños y los ticos hacia el turista. Los primeros, bastante más cerrados y menos serviciales que los costarricenses. Algo que se veía claramente reflejado en los tours, donde a los guías ticos les veías disfrutar de lo que hacían, ¡lo vivían! y, en cambio, con los panameños tenías la sensación de que simplemente tenían que pasar un trámite, cumplían con desgana.

En Panamá también conocimos personas excepcionales, pero, por lo general, no es que el trato siempre fuera malo, es que a diferencia que en Costa Rica, donde se desviven por el turista,  simplemente era más bien correcto.

En cuanto a la gastronomía local, no nos ha parecido muy rica. Se basaba en arroces acompañados con vegetales, algo de pollo, pescado y frituras.

A partir de ahí, puedes encontrar platos con influencia de otros países, como fajitas, hamburguesas, burritos…

El precio de los restaurantes es parecido al de los occidentales, si bien, es verdad que buscando podías encontrar algunos establecimientos con precios bastante económico. De todos modos, no son ninguna ganga calidad-precio y suelen ser bastante escuetos respecto a la cantidad que sirven.

En cuanto al hospedaje, hemos podido evidenciar que dependía de la oferta que tuviera el lugar. Hemos podido disfrutar de hoteles-apartamentos de altas prestaciones a precios asequibles en ciudad de Panamá y Bocas del Toro, en cambio, en San Blas y Santa Catalina, donde había poca oferta, los precios eran caros para la calidad de los establecimientos. Aunque viajamos en temporada baja, no encontramos precios demasiado baratos.

Referente a los tours, podías encontrar de todo. Al igual que con los hoteles, dependía de la oferta que hubiera en el lugar. Pudimos encontrar tours baratos, como uno de Bocas del Toro en el que fuimos en lancha durante todo el día por 30$ por persona (sin comida), en cambio, otros fueron bastante caros, como en Santa Catalina, donde nos cobraron 130$ por persona por un tour en lancha de un día  y dormir en isla Coiba ( la estancia sólo eran 20$). 

Una vez expuesto esto, pensamos que es un país súper recomendable. No está tan enfocado al turismo como el país tico y, tal vez, los lugareños no sean tan serviciales o no te hagan sentir tan cómodo como en el país vecino, pero, en cambio, podrás disfrutar de un paisaje todavía más virgen, lleno de contrastes y súper cambiante gracias a sus opuestas costas.

Nos vemos en próximos posts, en los que desarrollaremos al detalle toda la información del viaje…

¡Os esperamos!

 

 

tuenmiviaje@gmail.com
tuenmiviaje@gmail.com